HOME >Lo que hacemos >Cine

El cine como forma de terapia

Jueves 8 de octubre de 2015, por SIGNIS

Bruselas/San Sebastián, 8 de octubre de 2015 (SIGNIS/Diario Vasco) Desde los inicios del cine, los médicos especializados en le neurología se interesaron en el cine con el fin de emplearlo en sus estudios.

El primero en usar esta técnica fue Arthur Van Gehuchten en la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica). Van Gehuchten, organizó proyecciones de cine en noviembre de 1895. Años más tarde, utilizó asimismo la grabación cinematográfica de sus pacientes psiquiátricos para estudiarlos mejor; sin embargo, fue solamente en los años 70s que los teóricos de cine y los psiquiatras analizaron conjuntamente las relaciones entre cine y psiquiatría.

El abordaje de cine desde la perspectiva del psicoanálisis se inscribe, según el teórico francés del cine Christian Metz, en el mismo campo de investigación situándose en idéntico nivel. No se trata de psicoanalizar a los autores o a sus criaturas sino de enfrentarse al cine, entendido como institución y arte especifico, como un significante que opera en la región de lo imaginario, tanto con ritos de repetición como con procedimientos tecnológicos. El significante imaginario, convertido automáticamente en un clásico desde su aparición en 1977, es en el fondo el doble pseudónimo del cine visto desde una perspectiva freudiana.

En San Sebastián se organiza desde cuatro años un ciclo de conferencias muy particular sobre Cine y Psicoanálisis. Es organizado por el Centro Psicoanalítico del Norte en San Sebastián. No es el único festival que trata este tema, en los Estados Unidos existe el American Psychological Association Film Festival y el Western Psychological Association Film festival. Por otro lado, en Austria se lleva a cabo el Psychoanalytisch-psychiatrisches Filmseminar (Viena). Asimismo, en Argentina todos el años se realiza un Cine y Psicoanálisis con proyección y comentario de diversas películas en varios sitios del país, como en Buenos aires y Córdoba.

La 4ª edición del festival Cine y Psicoanálisis en San Sebastián se inicia el 23 de octubre y versará sobre las relaciones amorosas y sus vicisitudes. Trata-se de nuevas conferencias -un viernes al mes-, en la cual una película como hilo conductor para ilustrar el tema de cada sesión es presentada. «Tendremos exposiciones sobre diferentes aspectos de las relaciones amorosas y sus vicisitudes», explica la psicoanalista Begoña Pumar al Diario Vasco. «Hablaremos del deseo, la soledad y la dependencia, el amor entre padres e hijos, el mito de Edipo, la sexualidad y sus derivaciones, el desamor y el sadismo o el abuso. Cada película nos servirá para ilustrar el mundo afectivo y emocional en el que los seres humanos vivimos, amamos y sufrimos. El ciclo está teniendo cada vez mejor acogida. No es necesario tener conocimientos previos de psicoanálisis ni de psicología, solo estar interesado en conocer y comprender la complejidad de la conducta del ser humano, tanto en la normalidad como en la patología».

JPEG - 24.4 KB
Begoña Pumar al Diario Vasco

El cine brinda para ello una gran oportunidad. «Al igual que otras modalidades del arte, como las novelas, la poesía, la música o la pintura, nos ayuda a conectar con la profundidad del drama humano, con la riqueza que cada creador transmite en su obra. El cine presenta sus creaciones en imágenes, lo que ha llevado a muchos psicoanalistas a reflexionar sobre las fantasías y deseos ocultos que los personajes transmiten en sus películas. Al igual que los sueños, el contenido simbólico del cine permite al espectador proyectar o identificarse con los personajes o las situaciones»

El amor

«Lo veremos tal como el cine nos lo muestra. Están los amores pasionales que llevan a la muerte o a la enfermedad mental. Está el amor de los hijos hacia los padres y de los padres hacia los hijos. Veremos que hoy la corriente sexual y la amorosa están disociadas, de forma que encontramos muchas relaciones sexuales sin amor. También está la necesidad y la dependencia del otro, que tampoco es amor. En la última sesión hablaremos del sadismo y de la otra cara del amor, el odio. Cuando amo mucho, en la misma medida puedo odiar. Y si odio mucho puedo hacer mucho daño y sentir placer en hacer sufrir al otro. O también puedo sentir placer al sufrir y aguantar una relación que yo creo que es amor y es masoquismo».

Las relaciones

«Hoy en día la complejidad de las relaciones de pareja y familiares nos lleva a plantearnos cuánto de amor queda en la sociedad y en nuestras vidas y cuánto se ha distorsionado con el paso del tiempo. Hay un movimiento en la sociedad y en el psicoanálisis de acercarnos otra vez al amor como una vía de conexión entre las personas, una vía de terapia y una forma de poder vivir en comunidad respetándonos unos a otros».

Presente y pasado

«En nuestra época hay una ’desafectización’ de las relaciones. Es característico de un momento en el que se vive deprisa, se valora lo material y se aprecia poco lo emocional y lo afectivo. La gente sufre mucho cuando no recibe amor, no se siente amada y no puede amar. Y ello aumenta hoy comparándolo con el pasado, aunque siempre ha habido esto. Los sociólogos hablan del ’amor líquido’, que muestra que los vínculos con las personas son etéreos. Freud habla de la pulsión de vida, que tiene que ver con el amor, y la de muerte, que tiene que ver con la destrucción. La primera nos lleva a vincularnos con otros. La segunda, a romper vínculos. Ambas se van tejiendo, porque la separación es necesaria para establecer nuevos vínculos. Pero hoy la pulsión de vida está mucho más cargada de pulsión de muerte».

¿Todos somos ’neuróticos’?

«Lo somos en la medida en que todos dependemos de encontrar en la vida adulta lo que de pequeños nos dieron en la infantil. Y si no nos dieron el paraíso, a veces también buscamos el ’no paraíso’. Estamos condenados a repetir aquellos primeros vínculos, tanto si fueron amorosos, como si no lo fueron. Todos anhelamos volver a ello. El problema está en los que repiten lo negativo. La neurosis es vivir en el pasado. Pero no estamos hablando de los traumas, sino de un ambiente más o menos normal. Y querer volver a ser el importante, el amado (o el no importante, el no amado) es neurosis».

Las películas

«En mi caso abordaré un tema específico, un conflicto. He elegido De tal padre tal hijo (Hirokazu Koreeda), una película que transmite emociones y sentimientos. Es una situación compleja por un intercambio de niños. Es un tema actual por el tema de las fecundaciones in vitro, las adopciones o los acogimientos. La película es abierta a todo tipo de interpretaciones. También el psicoanálisis intenta no cerrar, sino abrir puertas de reflexión. Habrá un bonito debate a ver cómo se coloca cada uno en esta disyuntiva de cuáles son los padres y qué hacemos con los niños».

El abuso

«En una de las sesiones se hablará de la mujer abusadora, con el filme The reader (Stephen Daldry). Porque, aunque se hable menos de ello, también hay mujeres que abusan de los hombres. Suele ser de manera sutil. No se puede colocar al hombre como el malo de la película»

Abonarse a nuestro boletín
SIGNIS in the world
Choose your organization in the world.

Adds