HOME >Lo que hacemos >Cine >Críticas

El olivo (España), de Icíar Bollaín

Lunes 1ro de agosto de 2016, por SIGNIS

Bruselas, 1 de agosto de 2016 (Alejandro Hernández P.). Alma intenta desesperadamente “devolverle la vida” a su abuelo. Para ello, irá desde Valencia hasta Alemania para recuperar el olivero que fuera en otro tiempo la muestra tangible de su amor. Una historia que habla sobre el temperamento del sur y el norte de Europa, de la esperanza y de la racionalidad. Un filme que muestra cuán importantes son la familia y los amigos.

Alma, una muchacha que cuida pollos cerca de Valencia, ve cómo su abuelo poco a poco pierde la vida. En su afán por traerlo a la realidad, buscará el olivero que la familia vendió. Con esto, Alma, intentará hacerlo feliz, aunque sea por unos breves instantes.

El olivero es un árbol de esa región que se exportó al mejor postor hace dos décadas. Los agricultores, en su intento de salir de su pobreza vendían estos hermosos árboles. El abuelo de Alma nunca quiso vender el suyo pues tanto Alma como el abuelo aprendieron allí a ser felices y crearon historias de miedo y esperanza. En un momento dado, víctima de la desesperación y de los reproches de sus propios hijos, se ve obligado a venderlo.

Alma no soporta más esta situación y va en busca del árbol. Para ello, tiene que sortear diferentes obstáculos, el peor de ellos, la incredulidad de la gente. Luego, sigue su periplo para darse de narices con la racionalidad y orden alemán.

El ritmo de la película está bien equilibrado. Lento para crear una atmósfera poética y nostálgica alrededor de los recuerdos del abuelo, por momentos rápida, para darle acción a la historia, poniendo en relieve la lucha de la joven. En su combate, encuentra a otros soñadores, personas que desean ayudarla que van más allá de las nacionalidades: Luchar por los sueños, aunque parezca irracional.

La película reposa en dos buenos actores, la protagonista principal, Anna Castillo y el tío, Javier Gutiérrez. Anna Castillo, está hecha para el papel, su interpretación expresa potencia y fuerza además de ternura y vulnerabilidad. Es una mujer con una niña adentro, cuya mezcla la hace una soñadora. La actuación del tío, es la de un aparente “perdedor” que trata de darle un sentido a su vida, que trata de rearmarse en un plano humano y cuyo acicate es la esperanza de la sobrina.

Asimismo, es un filme que habla sobre la fragilidad de la naturaleza y el respeto que se le debiera dar. Los árboles son más que plantas, son sinónimo también de un patrimonio cultural e histórico, es un patrimonio humano que reúne el pasado, el presente y seguramente, y si todos los dejamos, también el futuro.

Vea el tráiler:

Abonarse a nuestro boletín
SIGNIS in the world
Choose your organization in the world.

Adds