HOME >Lo que hacemos >Mundo digital

Internet es un derecho humano, pero ¿quién lo pagará?

Jueves 15 de octubre de 2015, por SIGNIS

Mexico/Bruselas, 15 de octubre de 2015 (Noticias, Mundial/Efrén Paez/SIGNIS) , Con la intención de lograr los objetivos de la agenda Connect 2020 y la inclusión de los dos tercios de la población mundial que aún no cuentan con conectividad, expertos, industria y organismos resaltaron la necesidad de sumar esfuerzos para promover la innovación y sustentabilidad.

Nicholas Negroponte, presidente emérito del Massachusetts Institute of Technology (MIT) Media Lab y uno de los primeros usuarios de Internet, dijo que las telecomunicaciones deben ser un servicio público tan incuestionable como el alumbrado público o la educación: la conectividad es, sencillamente, un derecho humano.

El acceso básico a Internet, para ricos o pobres, debe estar libre y disponible para todos, sin el estorbo de contraseñas complejas, tarjetas SIM, requisitos legales y detalles de cuenta. "Si se puede hacer por las fuerzas normales del mercado, debe ser", dijo. Pero para que "todos" realmente cubra a todos, tenemos que ir más allá de los modelos de negocio atados al accionista, y lejos de la arbitrariedad y la "estructura organizativa loca" del Estado-nación, agregó. Necesitamos una acción internacional a través de organizaciones como las Naciones Unidas, en colaboración con la industria y a un ritmo mucho más rápido, alejándose de la "enfermedad" de pensar sobre una base puramente nacional.

Una "Organización Mundial de conectividad" ¿es posible?

Esbozando propuestas para una "Organización Mundial de conectividad", previó cobertura vía satelital ofreciendo en cada pulgada cuadrada del planeta los mismos bytes básicos de cobertura, un cuerpo de ingenieros de conectividad que garantiza la conectividad en tierra (formados por estudiantes, comprometidos jóvenes y profesionales) y tabletas literalmente lanzadas en paracaídas a los rincones más remotos del mundo.

"Libera tu rol, tu posición fiduciaria, y piensa en una Internet libre", desafió a la audiencia, "piensa cuánto mejor la humanidad estará con las telecomunicaciones como una responsabilidad cívica básica".

Estando de acuerdo en que la conectividad es un derecho humano, Fátima Barros, presidenta del Body of European Regulators for Electronic Communications (BEREC) y presidenta de la junta en el Autoridade Nacional de Comunicações, agregó que, "conectividad y acceso a la banda ancha rápida son dos cosas separadas. Necesitas pensar acerca de las redes más avanzadas y garantizar la inversión en banda ancha rápida. ¿Quién va a pagar por este derecho?"

JPEG - 10.3 KB
Prof. Helmbrecht

Udo Helmbrecht, director ejecutivo de European Union Agency for Network and Information Security( ENISA) también cuestionó quién invertiría en esta "ilusión", teniendo en cuenta las realidades de los modelos de negocio impulsados por accionistas: "¿cuál es el incentivo para que los países desarrollados ayuden a aquellos en desarrollo con la infraestructura?"

La brecha digital entre los que tienen y no tienen acceso terminará dentro de diez años, profetizó Fadi Chehade, presidente y director del Internet Corporation for Assigned Names and Numbers (ICANN), considerando el desarrollo tecnológico y el compromiso mundial, pero va a ser sustituida por una división del ancho de banda. Recordó a la audiencia los cambios extraordinarios provocados por la tecnología y la extraordinaria velocidad con la que Internet se ha convertido en indispensable para nuestra vida, hizo un llamado a las empresas y los responsables políticos para tener en cuenta la medida en que "el carácter transnacional de la red cambia el propio concepto de Estado-nación, que trasciende los marcos de políticas y jurisdicciones dentro del modelo de Estado-nación de una manera revolucionaria".

¿Cuál es la papel de los gobiernos y de la industria?

Para Helmbrecht, la edad del Estado-nación puede ya haber terminado, para ser reemplazado por el poder de las grandes compañías de Internet y su creciente influencia en la sociedad, el establecimiento de reglas en cuanto a lo que es aceptable o no, donde "la gente utiliza contenidos para sus propios propósitos y nuestra conveniencia es el factor determinante".

JPEG - 13 KB
Joy Tan

Joy Tan de Huawei, pidió que la infraestructura de las TIC sea considerada tan importante como las carreteras para garantizar el acceso libre, y que sean implementadas en la única forma efectiva posible: a través de asociaciones público-privadas alineadas con la regulación. También es un reto para la regulación, con tantos nuevos modelos disruptivos que han cambiado completamente la cadena de valor tradicional. En los viejos modelos, proveedores y clientes tenían posiciones clara, mientras que ahora "podemos ser clientes y proveedores también claramente definidos, y no es una cadena de valor tanto como una red de valor, todos trabajando juntos para crear nuevo valor”.

La regulación de un recurso transnacional como el Internet, que creció inicialmente sin la interferencia del gobierno, es, sin embargo, mucho más grande que las empresas de telecomunicaciones. No existe un régimen único que pueda manejar el "lado oscuro" del Internet a través de las fronteras, y poco o ningún acuerdo cultural se deben establecer más allá del apoyo unánime de la protección de los niños en línea, dijo Chehade.

Negroponte respondió a las dudas: el costo de la conectividad global es "el dinero del almuerzo en el presupuesto militar de un país", lo que significa que todo es una cuestión de prioridades: acceso gratuito a Internet para todos está bloqueado y no por falta de fondos, sino por los intereses corporativos y modelos de negocio. Hizo un llamado a los gobiernos y la industria por igual a "reconsiderar su posición como seres humanos en primer lugar" para garantizar la provisión de acceso básico tan vital como la educación básica.

Abonarse a nuestro boletín
SIGNIS in the world
Choose your organization in the world.

Adds