HOME >Lo que hacemos >Televisión

Niños chilenos piden más programas TV de calidad y de factura local

Viernes 9 de octubre de 2015, por SIGNIS

Bruselas/Santiago de Chile, 9 de octubre de 2015 (Carolina Cerda M/ La Tercera/SIGNIS) Un estudio de varias entidades especializadas en el tema revela los desafíos de la TV para niños. Maya Götz, de la ONG Prix Jeunesse y parte del festival FAN Chile que parte hoy, analiza los resultados.

“Como sociedad, debemos tener muy claro que estamos dando forma a las mentes del futuro”, dice la doctora Maya Götz de la ONG Prix Jeunesse, especialista en televisión infantil, sobre la importancia de contar con programación adecuada para niños.

De hecho, la experta en educación y TV asegura que la conclusión más importante del estudio ¿Qué ven y quieren ver los niños en la TV? es: “Quieren más programación de calidad”. Según explica desde Munich, el trabajo realizado por la Fundación Nativo Digital junto a Prix Jeunesse, con el apoyo del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes y la Municipalidad de Providencia, aclara la posición de los más pequeños: “Si pudieran elegir, escogerían televisión para niños”.

Las cifras lo respaldan: un 84,3% de los niños dice que quiere ver más espacios para ellos en la TV, mientras que a un 97,7% le gustaría ver productos de calidad. Al respecto, Götz comenta que cuando la tienen, puede ser muy enriquecedora en la educación y el entendimiento: “Es fácil hacerlos curiosos sobre el mundo”, dice. Y agrega: “Pero no la tienen en la televisión abierta: hay programas que no son para su edad y este un grupo muy sensible”.

Otro de los descubrimientos es que el 80% de los niños quiere que la TV muestre menos sexo y un 60%, menos violencia. Datos importantes cuando se toma en cuenta que la sección de diagnóstico del estudio, que fue realizada en un grupo de 500 niños de 8 a 12 años, revela que el 35% de los niños ve TV sin supervisión.

La experta alemana, en tanto, explica que Prix Jeunesse hizo un estudio en 17 países sobre el miedo, pesadillas y la TV, que mostraba cómo los chicos podían quedar afectados al ver programación adulta. “Realmente se puede hacer televisión dañina si se entrega el contenido equivocado: entran en contacto con mucha violencia, sexualidad y también violencia sexual. Y no debería ser el primer contacto que tienen con estos temas tan importantes”.

El tema de la supervisión no sólo es clave para evitar ciertos espacios, sino para fomentar que vean otros: “Es importante que vean distintos tipos de contenidos, que aprendan a ver documentales”. De hecho, como parte del estudio, vieron distintos tipos de producciones, desde 31 minutos y Renata, de Chile, hasta los documentales El niño y las ollas (Brasil) y La lleva (Colombia).

Lo local es importante

Götz dice que más allá de tener programación infantil, se debe contar con producción local, algo que un 61% de los niños pide. Pues si bien en la TV de pago hay espacios adecuados, pueden ser demasiado globalizados. “Es una manera muy plana de explicar el mundo. No hay duda de que muchos tienen enseñanzas, pero muestran algo lejano”.

En este punto, explica que estos programas muestran realidades socioeconómicas y de raza demasiado distintas, las que podrían quitar valor a lo que se ve en el propio país. “Los niños merecen verse a sí mismos y las circunstancias de sus vidas”. Y agrega: “No están hechos para ayudar a los chicos a tener un espacio para crecer, generar una imagen propia positiva y fomentar su curiosidad en relación con su propia cultura”.

La capacidad chilena

Según un estudio del CNTV de 2011, el 95% de los programas infantiles que se da en TV abierta son extranjeros. Para Götz, finalmente, el tema de la programación de calidad es más una pregunta que apunta al qué se quiere antes que al cómo financiarlo, debido a que considera que se puede tener una buena producción sin demasiado presupuesto.

Para la especialista, Chile tiene tanto a los profesionales -”cuentan con algunas de las personas más creativas en televisión”-, además de las historias: “Con un país tan largo, los niños deben estar curiosos de cómo se ve el resto. Y esa es una diversidad diferente a la que se encuentra en un programa con cinco chicas hipersexualizadas en que una es amarilla, otra negra, y otra café... esa no es la diversidad que es enriquecedora para los niños”.

Como ejemplo nombra ¿Con qué sueñas?, que en octubre llega con su nueva versión, Sueños Latinoamericanos, a Canal 13. “Fue conmovedor ver un episodio sobre una niña que vivía en la Patagonia: está todo ahí, niños fuertes contando su historia y lo que es importante para ellos y cómo quieren mejorar su mundo”.

Suscribirse a nuestro boletín
SIGNIS in the world
Choose your organization in the world.

Adds