Mexico, 20 de octubre de 2017 (Luis García Orso, S.J.). Luis García Orso, S.J., Asistente Eclesiástico para SIGNIS, reflexiona en su primera entrega de un diálogo epistolar que tendrá cada mes con nuestros miembros, de la necesidad de recuperar la realidad espiritual que nos habita, para comunicar y comunicarnos en entornos digitales.

“El ambiente digital no es un mundo paralelo o puramente virtual, sino que forma parte de la realidad cotidiana de muchos, especialmente de los más jóvenes”, ha dicho el Papa Benedicto XVI en su mensaje para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales del año 2013, y con ello nos invita a situarnos en esta nueva forma de la vida real y de nuestras relaciones humanas que es el mundo digital, y a deshacer una comprensión errada de verlo como un mundo no real, como ajeno, como alienante, o verlo -también equivocadamente- sólo como un medio tecnológico y no un espacio de la vida.

Y prosigue el Papa Benedicto: “Las redes sociales son el fruto de la interacción humana pero, a su vez, dan nueva forma a las dinámicas de la comunicación que crea relaciones. Por tanto, una comprensión atenta de este ambiente es el prerrequisito para una presencia significativa dentro del mismo”.  En las redes sociales, en el mundo digital, se dan nuevas formas de relaciones, de interacción y de comunicación entre seres humanos. También en ellas entramos en relación como personas, con lo que somos y tenemos en verdad, si queremos proceder auténticamente como humanos y no dejar de serlo. El ser humano realiza su ser-comunicación cuando se comunica a sí mismo en lo que él es de más valioso, en lo que es su humanidad, en lo que busca y mueve su vida: sus aspiraciones, deseos, motivaciones, preguntas, valores, fe, esperanzas, opciones, sentido de vida; todo esto que encierra la palabra “espiritualidad”. El hombre se comunica en verdad cuando comunica su espíritu. El hombre no comunica cualquier cosa, sino se comunica a sí mismo, da ‘testimonio’ de sí. Hoy hay un nuevo modo cultural de comunicación y relaciones que es el ambiente digital, que estamos llamados a vivir como testimonio de lo que cada uno cree, espera y ama. Como cristianos este testimonio, nuestra comunicación, tendrá un estilo propio caracterizado por una vida según el Evangelio de Jesús, por su Espíritu.

Los miembros de SIGNIS nos preguntamos: ¿A quiénes nos está llevando el Espíritu? ¿Con quiénes quiere el Espíritu de Jesús que nos relacionemos y comuniquemos? ¿Cuáles son las formas de comunicación que nos pide hoy el Señor?