En Vivo
 
 

Noticias

<strong>SIGNIS Colombia se une oficialmente a la familia de SIGNIS Mundial</strong>

SIGNIS Colombia se une oficialmente a la familia de SIGNIS Mundial

Después de la última Asamblea de SIGNIS, varias organizaciones fueron confirmadas como nuevos miembros de SIGNIS. Una de ellas es SIGNIS Colombia, un equipo de 30 periodistas, comunicadores, diseñadores, docentes, religiosos y laicos, comprometidos con la comunión a través de la comunicación. SIGNIS Colombia representa una red de más que colegas, más bien de amigos, que caminan juntos para promover la protección de nuestra Casa Común y creen en utilizar los medios de comunicación para transformar su país a la luz del Evangelio, promoviendo la dignidad humana, justicia, paz y reconciliación. Todos conceptos cruciales a abordar en un país que ha enfrentado problemas sociales adversos y donde la paz ha sido constantemente amenazada durante mucho tiempo. Aquí, la comunicación puede jugar un papel clave para reunir a las personas, provocar cambios y dar voz a aquellos que han sido silenciados.  Recientemente aprobado por la Conferencia Episcopal Colombiana, SIGNIS Colombia es ahora parte de la familia de SIGNIS Mundial. Para la ocasión, algunos de los miembros de SIGNIS Colombia se reunieron para celebrar y reflexionar sobre el camino a seguir. Este encuentro fraterno fue también una oportunidad para felicitar al presidente fundador de SIGNIS Colombia, Oscar Elizalde, quien acaba de ser nombrado consultor del Dicasterio para la Comunicación del Vaticano.   Durante la cena, la presidente de SIGNIS Colombia, Daysi Velásquez, dio un mensaje al Sr. Elizalde: “cuenta con nuestro compromiso de acompañar en oración y acción tu trabajo y este propósito del papa Francisco por una comunicación que desde Colombia se irradia para todo el continente con sinergias sinodales”. Al encuentro asistieron Fernando Rueda, una de las voces más jóvenes y activas de SIGNIS Colombia, y Luis Mario Luna, quien ha alentado e inspirado este proceso con creatividad y disposición; estuvieron presentes también Javier Castañeda, Miryam Solano y Alma Montoya, un pilar de SIGNIS Colombia. “Confiamos que este liderazgo nos permita tener más presencia en las regiones. La fraternidad, como sello vivencial, marcó el inicio de nuestra entidad. De modo que, compartir este momento de celebración y planeación, es el inicio de lo que esperamos sea un constante comunicar, compartir fraterno al servicio de la fe”, afirma Daysi Velásquez.
Argentina, 1985 - mención del Premio SIGNIS Venecia 2022

Argentina, 1985 - mención del Premio SIGNIS Venecia 2022

(Santiago Mitre. Argentina/Estados Unidos, 2022, 2h20. Con Ricardo Darin, Peter Lanzani, Norman Briski, Carlos Portaluppi, Héctor Díaz)      2 de noviembre2022 (Graciela Falabella) - Película inspirada en la historia real de Julio Strassera, Luis Moreno Ocampo y su joven equipo jurídico que se atrevieron a acusar, contra viento y marea, a contrarreloj y bajo constante amenaza, a la más sangrienta dictadura militar argentina. Una batalla de David contra Goliat, con los héroes menos esperados.     Argentina, 1985 deslumbra y atrapa desde el comienzo, aunque sepamos el final. En la película, el equipo de fiscales del Estado se enfrenta a la sangrienta dictadura militar de Argentina de 1976-1983, en una batalla durísima contra viento y marea.       El jefe de los fiscales, Julio Strassera (Ricardo Darín), es un hombre común, desilusionado de su profesión y hasta de la vida. Le cae este caso, el “Juicio a las Juntas” y no tiene otra salida más que tomarlo y comenzar a trabajar. Le presentan a su adjunto, Luis Moreno Ocampo (Peter Lanzani), y no pueden ser más distintos.     Moreno proviene de una familia patricia; su madre ama a los dictadores, y él hasta frecuenta con ella reuniones sociales en la que hay militares en actividad. Los dos fiscales Comienzan a trabajar, y el primer escollo es encontrar colaboradores ya que nadie en la justicia quiere meterse en semejante patriada. Strassera y Moreno desarrollan un plan para conectar los hechos con las víctimas, viajando en bus y hasta en avión. Todo debía estar perfectamente probado.     Recordemos que el gobierno del presidente Raúl Alfonsín tenía muchas presiones; los militares mantenían todavía mucho poder y estaban al acecho. Pero la película -dirigida por Santiago Mitre (El Estudiante, La cordillera, La patota, Pequeña flor), quien también escribió el guion juntamente con Mariano Llinás– va por otro lado, por el lado humano de estos personajes. Mostrando un juicio, que prueba las atrocidades cometidas en todo el país. Por eso es tan valiosa.   Argentina, 1985 no escarba en los hechos. Si bien muestra algunos testimonios desgarradores, se apoya en el trabajo de su fiscal que se va convirtiendo en un ser animado que encuentra el sentido al protagonizar lo que se llamó “el juicio del siglo”. Efectivamente, después de Nuremberg no hubo ni antes, ni después algo semejante.   Tuvieron amenazas de todo tipo, desde llamadas telefónicas hasta un auto que explota y se convierte en llamas.     También vemos situaciones muy divertidas que descomprimen tanto dolor, como el hijo menor de Strassera a quién este le confía la tarea de seguir a su hermana, porque no le gusta el novio; le parece que es un espía de los militares. Su mujer, interpretada por Alejandra Flechner, es un acicate que lo confronta siempre con la realidad y le da impulso para seguir luchando.     Darín interpreta a un Julio Strassera, extraordinario. Podemos afirmar que es uno de sus mejores trabajos para el cine. Strassera tiene un alegato final, que es una pieza de gran emotividad y compromiso. De ella sale el conocido alegato «Nunca más». También Peter Lanzani como Luis Moreno Ocampo demuestra su ductilidad como actor, coordinando las búsquedas del equipo.     La película fue presentada en el Festival de Venecia, obteniendo los premios de FIPPRESCI y una mención de SIGNIS. Obtuvo también el Premio del Público en el Festival de San Sebastián y será la elegida para representar a Argentina en los Premios Oscar.       Graciela Falabella