En los últimos días fueron detenidos tres directores iraníes: Mohammad Rasoulof, Mostafa Aleahmad y Jafar Panahi. Irán es un país central en la creación cinematográfica contemporánea y estos cineastas de renombre internacional han presentado sus películas en los principales festivales del mundo.

Mohammad Rasoulof ganó el Premio Ecuménico en el Festival de Berlín 2020 por la película There is No Evil. Jafar Panahi ganó el Premio de Derechos Humanos SIGNIS-WACC en 2014 por la película Taxi Teherán.

SIGNIS e INTERFILM, que organizan jurados ecuménicos para promover una cultura de paz, denuncian a una sola voz este ataque a la creación artística y a la libertad de cineastas que siempre han defendido la sabiduría y la resiliencia del pueblo iraní, y cuyo cine ha permitido al mundo comprender mejor la esencia de un país pleno en tradiciones artísticas milenarias.

 


Descargar el comunicado de prensa.