(SIGNIS Japón). El 45 Premio de Cine Católico de Japón, que entrega  cada año SIGNIS Japón, fue para Complicity, un largometraje dirigido por Kei Chikaura que aborda el problema social de la migración en busca de trabajo.

La ceremonia de premiación se llevó a cabo en la Iglesia de Asakusa, en Tokio, en noviembre pasado. Después de un discurso de apertura de Itaru Tsuchiya, presidente de SIGNIS Japón, el Padre Haresaku, asesor de SIGNIS Japón, explicó las razones de su elección:

Complicity es una película que tiene el poder de salvar a Japón de su soledad. Es una historia que va más allá del muro que separa a las personas para hacernos familia con los demás. Cuando lo criticaron por curar a los enfermos en sábado, Jesús dijo: ' ¿A quién de ustedes se le caerá un hijo o un buey en un pozo y no lo sacará de inmediato en sábado?'. En la película, el dueño del restaurante de soba (fideos) contrata a un aprendiz extranjero que poco a poco se convierte en su hijo y que ahora es más importante para él que la ley. La esperanza del pueblo japonés se puede ver a través de la pantalla y su tierna complicidad. Es alentador ver una película con un sentido de misión para conectar a las personas en la era de COVID-19".

 

Acerca de la pelicula: 

Chen Liang vino de la provincia china de Henan para trabajar en Japón como aprendiz, pero se escapa de su lugar de entrenamiento y se convierte en residente ilegal, mientras le miente a su madre en casa que continúa con su entrenamiento. Liang ha estado involucrado en un robo a sueldo. En un giro inesperado de los acontecimientos, toma la identidad de otra persona y es acogido por un pequeño restaurante de soba en Yamagata, donde comienza a trabajar.