El Festival de Cine de Cannes tuvo lugar del 16 al 27 de mayo de 2023, y como de costumbre, el Jurado Ecuménico participó activamente en los eventos de este prestigioso festival. El Jurado Ecuménico está compuesto por dos organizaciones internacionales, SIGNIS e INTERFILM, que desempeñan un papel vital en la organización y apoyo a películas y sus creadores.

El 24 de mayo, el jurado tuvo la oportunidad de asistir a la proyección de "La Pasión de Dodin Bouffant" de Trần Anh Hùng, protagonizada por los reconocidos actores Juliette Binoche y Benoit Magimel. Además, pudieron disfrutar del enigmático universo de Wes Anderson con su película "Asteroid City". Entre estas dos proyecciones, la agenda del jurado estuvo repleta de actividades.

Como es costumbre cada año, el alcalde de Cannes, David Lisnard, invitó al jurado al Ayuntamiento para un intercambio cálido y cordial. Durante este encuentro, el alcalde Lisnard reafirmó su profundo aprecio por el trabajo del jurado durante el festival, enfatizando la importancia de su misión. Destacó el compromiso del jurado de poner de relieve películas que cuestionan y defienden los valores esenciales que forman la base de nuestra sociedad.

En lugar de caminar por la alfombra roja, el jurado subió las escaleras hasta el Suquet, donde participaron en el Aioli, un almuerzo ofrecido por el ayuntamiento a la prensa. En medio de animadas discusiones sobre cine, tuvieron la oportunidad de disfrutar de la excepcional vista de la bahía de Cannes. Además, los jurados respondieron a entrevistas, compartiendo sus ideas y reflexiones.

Al final de la tarde, el Jurado Ecuménico asistió a la Ceremonia Ecuménica en la Iglesia de Notre-Dame de Bon Secours. Este encuentro fomentó un sentido de fraternidad entre los fieles de diversas tradiciones cristianas, recordando a los creyentes su responsabilidad compartida hacia la paz, la justicia y la reconciliación en el mundo.

Además de su participación activa en las proyecciones cinematográficas y la ceremonia ecuménica, el Jurado organizó una exposición especial en la Iglesia de Notre-Dame de Bon Voyage. Esta exposición incluía los carteles de todas las películas que han sido honradas con el premio del Jurado Ecuménico desde que comenzó su colaboración con el Festival de Cine de Cannes en 1974. La exposición sirvió como un poderoso testimonio de la rica historia y el compromiso duradero del Jurado Ecuménico en el reconocimiento de películas que exploran e iluminan los valores esenciales de nuestra sociedad,  como "Una vida oculta" de Terrence Malick (2019) y "Mia madre" de Nanni Moretti (2015).

A medida que esta magnífica edición del Festival de Cine de Cannes llegaba a su fin, Monique Beguin, presidenta de SIGNIS-Cinema, afirmó:

"El cine es vida, abarca la alegría, la risa, las lágrimas, la sorpresa y el desacuerdo. A través del cine, podemos experimentar la vida de manera vicaria, identificarnos con los personajes, encontrar nuestra vocación y, sobre todo, soñar. No les daremos una lección moral ni una clase de civismo. Reconocemos que nuestra sociedad enfrenta numerosos desafíos, y el premio ecuménico, a través de sus selecciones de películas y criterios orientados hacia el futuro, nos brinda un sentido de humanidad y esperanza por un mundo mejor".

La participación del Jurado Ecuménico en el Festival de Cannes ha sido una vez más una contribución significativa a la celebración del cine, destacando obras que provocan discusiones significativas y resuenan con el público en todo el mundo. A medida que se cierran las cortinas de esta edición del festival, el impacto del premio ecuménico perdura, recordándonos el poder del cine para trascender fronteras, unir culturas y fomentar la comprensión entre comunidades.