La Habana, 13 de diciembre de 2008 (Gustavo Andújar, SIGNIS) La cinta Leonera, del realizador argentino Pablo Trapero, se alzó con el Premio SIGNIS en el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, cuya trigésima edición se clausuró anoche en esta ciudad.

El jurado internacional de SIGNIS, que celebró este año sus bodas de plata en el festival habanero, fundamentó el premio "por mostrar cómo en una realidad tan dura como es la cárcel de mujeres embarazadas, es posible encontrar un sentido por el que la vida merece ser vivida en primera persona".

El jurado SIGNIS otorgó también una mención a la cinta Línea de pase , de los realizadores brasileños Walter Salles y Daniela Thomas "por introducir un rayo de esperanza en un drama popular de las favelas".

Gina Preval, Presidenta Emérita de SIGNIS Cuba y principal gestora de aquella primera participación, en 1984, de un jurado SIGNIS en La Habana, presidió el jurado, que estuvo integrado además por Alejandro Caro, de SIGNIS Chile, Benjamín Lorenzo, de SIGNIS España, y Arístides O'Farrill y Santiago Villafuerte, de SIGNIS Cuba.

Las cintas premiadas por SIGNIS recibieron otros importantes reconocimientos en el Festival: Leonera recibió el Premio Especial del jurado oficial del Festival, y el Premio Coral a la mejor dirección de arte, mientras que Línea de pase , por su parte, obtuvo el Segundo Premio Coral del jurado oficial y el Premio Coral a la mejor edición, y su protagonista Sandra Corveloni fue galardonada con el Coral a la mejor actuación femenina.

SIGNIS Cuba conmemoró el vigésimo quinto aniversario de la presencia ininterrumpida de un jurado católico en el Festival de La Habana con el lanzamiento, en conferencia de prensa ofrecida en el Hotel Nacional, sede principal del Festival, de un CD multimedia, que reúne los textos de las fundamentaciones de todos los premios y menciones otorgados a lo largo de estos 25 años, numerosas fotos de los jurados SIGNIS y de estos con personalidades de la cinematografía latinoamericana, clips de algunas de las películas premiadas y una colección básica de artículos que hacen referencia a la naturaleza y objetivos de los premios SIGNIS en los festivales cinematográficos y en particular en el Festival de La Habana.

Para culminar un año de numerosas e importantes efemérides (80 años de OCIC-SIGNIS, 60 años de presencia en el Festival de Venecia y 25 años de presencia en el Festival de La Habana, entre otras), SIGNIS Cuba conmemoró también, con un sencillo acto, el 50 aniversario de la inauguración de la sala cinematográfica del Seminario San Carlos, que fuera sede principal de su cineclub "Félix Varela", y que se instaló al año siguiente de la realización en Cuba del Congreso Mundial de OCIC de 1957. Más que destacar la obra como tal, el objetivo fue homenajear a quienes, como Gina Preval y Walfredo Piñera, que estuvieron presentes en la conmemoración, desarrollaron un ejemplar trabajo de pioneros en el Centro Católico de Orientación Cinematográfica, antecesor de SIGNIS Cuba. Fue gracias a su destacada labor que se dio la circunstancia insólita de que aquel congreso, primero celebrado por OCIC fuera de Europa, se realizara en esta pequeña isla del Caribe.