Santo Domingo, 21 de marzo 2010 (Gustavo Andújar) - La decimosegunda edición del más importante evento cinematográfico de la República Dominicana, la XII Muestra Internacional de Cine de Santo Domingo, se celebró en esta capital caribeña del 11 al 21 de marzo 2010. Por primera vez, SIGNIS fue invitada a participar en este festival con un jurado internacional, que estuvo presidido por Gustavo Andújar, vicepresidente de SIGNIS Mundial, y constituido además por el crítico Félix Manuel Lora y el profesor Isaías Miguel Ortiz, ambos miembros de SIGNIS-República Dominicana.

El jurado otorgó el Premio SIGNIS a la película Le premier jour du reste de ta vie (El primer día del resto de tu vida) del realizador Rémi Bezançon, de Francia, con la siguiente fundamentación:

"La película narra cinco días decisivos, seleccionados a lo largo de doce años de la vida de una familia. Un guión inteligente, un ritmo narrativo notable y actuaciones excepcionales contribuyen a articular esta mirada amable sobre los valores familiares y su capacidad para hacernos crecer en tolerancia y reconciliación."

Le premier jour... recibió también el premio especial de una de las entidades patrocinadoras de la Muestra, por su utilización de la música. En la edición 2009 de los premios César, la película había sido nominada en nueve categorías, incluidas las de mejor película y mejor dirección, y ganó el premio a la mejor edición, así como a las mejores actuaciones noveles masculina y femenina.

El jurado oficial de la Muestra otorgó su premio a la mejor película a la producción japonesa Auritemo, auritemo (Caminando), que ya había recibido una mención de SIGNIS en el festival de San Sebastián de 2008.

La Muestra Internacional de Cine de Santo Domingo es un festival pequeño, pero serio y bien organizado. En esta edición de 2010 su fecha fue trasladada de octubre a marzo, lo cual demandó un gran esfuerzo de los organizadores, que tuvieron apenas cuatro meses para realizar el trabajo para el que habitualmente contaban con un año. Aún así, el evento se desarrolló sin mayores tropiezos, gracias a la labor de su dedicado y eficiente equipo de colaboradores.

Fue de destacar la participación de un notable número de espectadores, que colmaron las salas no sólo para ver la oscarizada cinta argentina El secreto de sus ojos , que se alzó con el premio del público, sino también las otras películas en concurso, tanto de la selección oficial como de la sección de operas primas.